Libro

Libro
Libro: Mas Flores para Las Abejas -Patricio Crespo

25 de marzo de 2011

Preparándose para la Invernada -Diario de un Apicultor -Bitácora de viaje.........

Acaba de terminar una campaña que superó a las 4 o 5 anteriores en rinde de miel por colmena. La cosecha y extracción de miel son tareas que demandan mucho esfuerzo y trabajo físico en pleno verano y trabajando a pleno sol, algo que, el apicultor disfruta, aunque suene extraño.
Saber que ese trabajo rinde sus frutos por supuesto es demás gratificante.
Pero no termina el ciclo del trabajo con el llenado de los tambores.
Muy lejos de esto, se inician tres tareas básicas: programar y ejecutar la comercialización (no siempre es fácil y beneficiosa para el productor); determinar el nivel de Varroasis en los colmenares y realizar las curas necesarias en consecuencia y preparar la colonia para que pase el invierno “sana y salva” es decir que al llegar el inicio de la primavera esté en condiciones de producir nuevamente una buena cosecha.
La buena cosecha se da con una colmena bien invernada, un buen campo y un apicultor que la trabaje correctamente.
En general existe un avance en el nivel de Varroasis (enfermedad, producida por un ácaro llamado Varroa destructor) en casi todo el país y los medicamentos veterinarios utilizados para su control no siempre resultan eficaces o porque no cumplen las condiciones de un buen acaricida o  porque son mal utilizados (época del año en la que son colocados en la colonia o sitio dentro de la colonia en donde se los ubica).
Acaba de iniciarse el otoño y hablamos de invernada y es así porque en apicultura el productor y sus abejas deben estar listos y esperando “la campana de largada”; el instinto de supervivencia tan especializado de las abejas (no ocurre así con otras especies) no nos permite a los apicultores demorarnos en nuestra tareas y menos esperar a que sucedan para actuar. Por otra parte el ácaro varroa continúa su ciclo y es en esta época y en primavera en donde se da una situación que lo ayuda a diseminarse y es el pillaje; esto es el ataque de abejas de una colonia hacia otra que quizás ( o nó) contenga más alimento que la que agrede. En este “ataque” por el alimento muchas obreras transportan varroas en sus cuerpos y las diseminan entre otras  colmenas.

Es tan peligroso no prestar atención a este parásito como a la reserva de alimento que la colmena posee. Entonces, otra de las tareas básicas de prepararse para la invernada es estimar el nivel de reservas de alimento que le dejamos a las colmenas.
Hay quienes dejan buena cantidad de miel y otros que la suplantan totalmente por otros azúcares que si bien cumplen la función de todo hidrato de carbono, nunca equiparan a un marco de miel como reserva. Según zonas y calidad de colmena se dejarán los kilos necesarios para que invernen correctamente. Es preciso aclarar que a medida que avanza el otoño la colmena naturalmente se comprime y nosotros debemos acompañar ese movimiento natural achicando el espacio dentro de la colmena; así el nido de cría o Bola invernal , en este caso verá reducida la necesidad de gastar energía para mantener la temperatura de 34-35 ºC durante todo el invierno en el centro del nido.

Comercialización Justa – Varroasis – Reservas Nutricionales

Estos tres aspectos son tarea básica ahora para poder repetir una buena campaña el año próximo, a no descuidarse, rotar los acaricidas (no curar siempre con lo mismo) y evaluar mediante la Prueba del Frasco el nivel de Varroa antes y después de la cura, es recomendable hacerlo antes de que llegue el pleno invierno cuando quizás ya sea demasiado tarde para enmendar errores. Ahora es el momento de reducir el porcentaje de mortandad invernal.

2 comentarios:

Ricardo t. dijo...

cuando se escribe: "La buena cosecha se da con una colmena bien invernada, un buen campo y un apicultor que la trabaje correctamente". pienso que falta una cosa mas: suerte que no fumiguen el campo con flores o el mismo colmenar. yo en esta cosecha he tenido un 40 % de colmenas afectadas por insecticidas. Todos los tres items enumerados para una buena cosecha se anulan automaticamente si un colmenar fue afectado por una fumigacio'n, y eso es muy frustrante y triste.

Patricio Crespo dijo...

Estimado, claro que es frustrante,o peor.
Tiene razón en su comentario y su situación es frecuente.
El artículo se refiere a condiciones normales, obviamente el envenenamiento está fuera de "lo normal", no sé si exagero si lo pongo a la par del robo...