Libro

Libro
Libro: Mas Flores para Las Abejas -Patricio Crespo

12 de mayo de 2016

Expo Suipacha 2016

Apicultura.
Extracto para memorias Expo Suipacha 2016.
Asociativismo; una experiencia con resultados concretos.
Med. Vet. Patricio Crespo
La apicultura bonaerense tiene potencialidades y una brecha entre ésta y la aplicación directa de prácticas de manejo adecuadas; aun considerando que el apicultor argentino está altamente calificado existe una franja de productores que trabajan aislados de los centros de formación e información y esto luego se ve reflejado en los resultados productivos. Aquellos que sí, incorporan y comparten conocimiento también perciben, pero positivamente sus índices productivos.  La provincia de Buenos Aires posee Grupos Apícolas INTA-Cambio Rural en varios de sus partidos, Cooperativas pequeñas y otras de gran incidencia en la economía apícola. En la zona norte, según regionalización de la Unidad de Coordinación Apícola del  MAA-BA existen 7 áreas. Algunas como Bragado, 9 de Julio, Chivilcoy, Suipacha, Bolívar, Junín, 25 de Mayo etc. trabajaron de manera grupal e incluso llegando a conseguir logros de envergadura. A partir de la conformación de grupos Cambio Rural, se interesaron en reproducir la estrategia de las Unidades Demostrativas Apícolas, tomando como ejemplo lo realizado en la región Buenos Aires Sur, en donde el INTA-PROAPI estableció las primeras Unidades. Las mismas son colmenares, en donde se realizan prácticas de manejo que aseguran cantidad y calidad de producto. Cada Unidad posee un efecto multiplicador, que trasciende a los propios participantes del grupo que la instala. En las mismas se realizan jornadas de trabajo a campo, capacitación y  experimentación. En otro orden y siguiendo la línea del trabajo conjunto, en el partido de Chivilcoy se construyó la Sala de Miel Comunitaria. Previamente y a partir de la propuesta de un Grupo Cambio Rural se analizaron  diferentes formas asociativas. En Junín ocurrió algo similar a partir de otro grupo Cambio Rural. El resultado final en Chivilcoy  fue la concreción de una sala de extracción de miel comunitaria, utilizada desde 2008 por una veintena de productores estables. Existen otros proyectos como Sembrar para las abejas; venta de miel fraccionada con marca propia y/o marca local, generados a partir de alguna forma asociativa. La producción apícola tiene varios puntos en común con la ganadería (es en realidad una producción pecuaria), por lo tanto transita los avatares de la cría o el tambo. Es así que, la toma de decisiones firmes en pos de un objetivo y una mejor manera de producir  redundará luego en una mayor producción. Esta se ve favorecida por el trabajo conjunto en donde cada productor aporta su experiencia positiva o negativa y recibe la de sus pares. No siempre los grupos logran resultados exitosos, pero siempre existe el intercambio fluido de información sin que cada productor se vea invadido en su propia empresa. Trabajar en grupo suma conocimiento.  Las formas asociativas utilizadas en apicultura son diferentes en su estructura y organización, pero todas están sostenidas por la base del trabajo grupal.
 Mejora de la condiciones de venta de los productos obtenidos. Reducción de los porcentajes de mortandad y mejora de los índices de producción como consecuencia de la capacitación y la interacción con otros grupos. Participación de Jornadas, Congresos y mayor acceso al conocimiento técnico a través del asesoramiento y bibliografía. Participación de ensayos en red y publicación de sus resultados. Así es que no solo la interacción entre productores acrecienta su posibilidad de superación, los programas como Cambio Rural se abocan a brindar capacitación técnica a los productores, atendiendo sus demandas en los temas científicos que estos consideren de importancia. Un “ida y vuelta” entre la práctica a cielo abierto y los avances de la ciencia. Ejemplo claro de esto es la reciente puesta en el mercado de un acaricida de alta eficacia contra Varroa d. parásito de alta incidencia en las colmenas, gestionado por una cooperativa apícola que nace de la fusión de 25 grupos Cambio Rural. Sus productores, técnicos y científicos juntos, lograron no solo autoabastecerse, sino exportar y lo más importante desarrollar el producto asociándose a un laboratorio privado. Promover la integración de las acciones de los sectores público y privado, facilitando el acceso a mercados y a las vinculaciones comerciales necesarias para lograr el fortalecimiento del sector es otra de las bases de los procesos productivos asociativos.

Tres reflexiones finales:
 “En actividades como la apicultura el asociativismo cumple un rol fundamental como paso para lograr una mayor escala”.
 “Asociarse no es por sí solo clave de éxito, la integración horizontal debe estar acompañada de ciertas condiciones”

 “Los esquemas asociativos pueden ser con fines productivos o comerciales en ambos casos hay riesgos y dificultades”

No hay comentarios: